Arantxa Echevarría: “Estoy un poco cansada de que las directoras siempre estemos en novel”

Arantxa Echevarría
Arantxa Echevarría: “En ‘Chinas’ quería saber lo que pasaba a la hora de cenar en una familia china y lo que ocurre es que no hay nadie porque están trabajando”.

Cada día un poquito más cerca de ‘Chinas‘, una de las películas españolas que marcarán 2023. La directora que se alzó con el Premio Goya a Mejor Dirección Novel en 2019 acude al Microsalón AEC (Asociación Española de Directoras y Directores de Fotografía) para contar los decorados de su nuevo metraje. Un film donde Arantxa Echevarría eleva de nuevo el cine social al dar voz y voto a una parte de la sociedad infravalorada a la par que humillada.

El reparto de ‘Chinas’ está compuesto por un equipo artístico novel a excepción de Leonor WatlingPablo Molinero y Carolina Yuste, quien repite por tercera vez con la directora. En palabras de Echevarría: “A partir del Goya yo creo que la vida de Carol ha recibido la recompensa que siempre creo que se mereció durante muchos años de trabajo en teatro y por detrás“.

La desigualdad me parece una putada y es algo que si puedo apoyar para que no exista, sería muy feliz. Haciendo cine tienes una especie de altavoz donde puedes contar cosas que no todo el mundo puede hacer. Tengo ese super poder y me parece muy interesante utilizarlo a favor de lo que veo todos los días que me llama la atención” afirma la directora.

Entrevista completa a Arantxa Echevarría y sinopsis de ‘Chinas’

En un colegio coinciden al comienzo de curso dos niñas chinas de 9 años. Todo el mundo da por hecho que se harán amigas, pero absolutamente nada las une. Lucía, es segunda generación de inmigrantes. Se siente absolutamente española y solo piensa en integrarse con el resto de sus amigas del colegio. Desearía tener unos padres “normales” como el resto de sus amigas, pero los suyos le avergüenzan constantemente porque no hablan español, trabajan más de 14 horas en el bazar y ni siquiera le permiten celebrar su cumpleaños en el Burger King.

La otra niña es Xiang. Es adoptada y con su rostro delata allá donde va que no es hija de sus padres. Xiang se pregunta por su familia biológica; ni se siente china ni se siente aceptada ante los demás niños en el colegio. Las dos niñas se cruzarán, separarán y acabarán siendo vitales la una para la otra en la búsqueda de su identidad.

Y a ti, ¿qué te parece esta película? ¿Cuál crees que será su acogida en las salas de cine? ¿También te gusta el cine social de Arantxa Echevarría? ¡No puedes perderte nuestra nueva entrevista a la directora!

2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Sigue explorando!