Lo nunca visto

Un pueblo precario, unos actores correctos y un trasfondo social que se desploma.

 

Título: Lo nunca visto

Fecha de estreno: 12-07-2019

Dirección: Marina Seresesky.

Elenco: Carmen Machi, Pepón Nieto, Jon Kortajarena, Montse Pla, Ricardo Nkosi, Malcolm Sitté, Jimmy Castro, Paco Tous.

Guion: Marina Seresesky.

Género: Comedia

País: España.

La pequeña aldea de Fuentejuela de Arriba se está quedando sin habitantes, situación que preocupa a todo el pueblo. La llegada de un grupo de africanos conmocionará a todos, en especial a Teresa (Carmen Machi) y a Jaime (Pepón Nieto) ya que puede que sea la solución al problema de la falta de habitantes. Con ayuda del “Guiri” (Jon Kortajarena) deciden ocultarlos y armar un plan de integración poniendo patas arriba los prejuicios. Los recién llegados y los habitantes locales trabajarán juntos para que su hogar continúe existiendo.

El segundo largometraje de Marina Seresesky es otra más de las comedias costumbristas que tiene buenas intenciones pero cae en lo mismo que denuncia, basando su humor en los tópicos y estereotipos mil veces empleado. Fue hace tres años cuando la directora dejó las tablas para ponerse al frente de la dirección de “La puerta abierta” protagonizada por Carmen Machi con una trama intimista que le valió dos nominaciones a los Premios Goya y tres a los Premios Feroz.

Los  actores representan las dinámicas de ese microclima que son los pueblos más retirados, donde persisten ciertos comportamientos de poder como el caciquismo o los roles de masculinidad. Machi vuelve a demostrar su capacidad de dar piel y relieve a sus personajes para escapar del estereotipo, echándose a la espalda toda la película. Por su parte Pepón Nieto y Jon Kortajanera caen en lo livianamente sustancial de sus personajes sin salir de lo marcado, realizando una interpretación que no marcará su carrera profesional. Al igual que el resto del elenco que parece no haber trabajado demasiado por contar con personajes planos y básicos, sobre todo con el grupo de africanos.

Uno de los puntos fuertes del film, es el rodaje en el pueblo y se nota por la categoría de la fotografía, así como la majestuosidad de las localizaciones naturales. Es un gusto verlo a pesar de que siempre aparezcan en segundo plano sacándoles poco provecho, considerando el gran valor que pueden aportar. Entrelazado con la fotografía del paisaje y alzando a la directora, los planos destacan en ciertos momentos, especialmente en los generales contrastando la colorimetría.

La música también juega bastante bien en los momentos de mayor atracción o incluso en los bailes finales pero siempre de forma arcaica con instrumentos de percusión llegando incluso a cansar. Estos estereotipos funcionan bien al comienzo de la película pero necesitamos que la música avance al mismo tiempo que lo hacen los prejuicios e ideologías. Muy parecido ocurre con el guion, escrito también por la directora que intenta hacer una denuncia social pero no acaba consiguiéndolo. Se queda con unos diálogos bastante anodinos, un tanto caducados y sin nada interesante que motive al espectador, junto con unas historias paralelas tediosas.

En relación al clímax es bastante simple, predecible y sin nada sorprendente. Acaba juntando todas las tramas que el espectador había hilado desde el primer momento, por eso que el film acabe sabiendo a poco con el típico desenlace que deja mal sabor de boca. En definitiva “Lo nunca visto” no será la película que recuerdes ni desde el punto de vista positivo ni desde el negativo, pero como bien dicen continuamente en el film: “Sólo hay dos opciones: integrase o morir”.  

Nota final: 5,5

2.7/5

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *