Lo dejo cuando quiera

Una película mediocre, un guion básico y unos actores protagonistas un tanto mejorables.

 

Título: Lo dejo cuando quiera

Fecha de estreno: 12-04-2019

Dirección: Carlos Therón

Elenco: David Verdaguer, Ernesto Sevilla, Carlos Santos, Miren Ibarguren, Cristina Castaño, Amaia Salamanca y Ernesto Alterio.

Guion: Cristóbal Garrido y Adolfo Valo.

Género: Comedia.

País: España.

Amigos desde la facultad y sobradamente preparados, Pedro (David Verdaguer), Arturo (Ernesto Sevilla) y Eligio (Carlos Santos) son tres profesores universitarios a los que la crisis ha dejado sin trabajo. Cansados y sin blanca, encuentran accidentalmente la solución a sus problemas en el proyecto de investigación en el que Pedro lleva años trabajando: un complejo vitamínico que ofrece desfase a tope sin efectos secundarios. Los tres profesores, con el apoyo de Anabel (Miren Ibarguren), una abogada reconvertida en empleada de gasolinera, y de Jota (Mero González), una alumna más interesada en la juerga que en los estudios se lanzarán al mundo de la noche y de los negocios turbios para comercializar la mercancía. Algo para lo que no parecen estar aún tan sobradamente preparados.

Con esta comedia mediocre que tanto se aleja  de “Es por tu bien”, Carlos Therón director del film cae estrepitosamente. A pesar del elogio del público en relación a su recaudación en cines superando los 11 millones de euros. El éxito se repite con una nueva comedia macarra de trama cómica y simplona con una gran cantidad de guiños a “Breaking Bad” a la que tanto se parece en algunos aspectos.

Los actores se desenvuelven perfectamente, sobretodo el trio protagonista que juegan muy bien con su carrera cómica. No obstante, el regreso de Carlos Santos al mundo cinematográfico pasa medianamente desapercibido. Eso sí, vendernos a este trío cómo personas de 30 años cuesta bastante de digerir y echa para atrás desde el primer momento. Todo ello compensado por el conjunto secundario de Miren Ibarguren, Cristina Castaño y Amaia Salamanca que no decepciona. A Ibaguren la vemos en un papel poco visto para la actriz tanto como el de Ernesto Alterio que brilla con un papel tan desternillante nunca visto en su carrera.

El guion, como ya hemos dicho anteriormente es básico y busca la risa fácil, la cual consigue en muchos momentos. No tiene nada de especial, ni ningún momento reseñable aunque la fotografía consigue destacar junto con la colorimetría de la película. Forman un tándem perfecto, sobre todo en las escenas nocturnas donde reluce a toda costa. Gracias a estos aspectos, la película va ganando, evitando que se sea plana y cautivando al espectador. La música también está bastante conseguida y es que gran parte del éxito ha sido contratar a la cantante Lola Índigo la cual está en pleno auge, para ponerle ritmo.

El clímax es lo que más llama la atención ya que es lo que de verdad engancha al público (no hecho anteriormente). Lo malo que cuando lo consigue el film se acaba y deja con las ganas a los espectadores. Se resuelve de una manera muy cómica, un tanto inesperada pero nada antológica. “Lo dejo cuando quiera” falla más que acierta y es que no consigue que cobre verdadera personalidad.

Nota final: 4,5

2.3/5

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *