El Camino: una película de Breaking Bad

Un retorno a los orígenes, una película fiel e impecable y un Jesse Pinkman deslumbrante.

 

Título:  El Camino: una película de Breaking Bad.

Fecha de estreno:  11-10-2019

Dirección:  Vince Gilligan

Elenco:  Aaron Paul, Jesse Plemons, Krysten Ritter, Charles Baker, Matt L. Jones, Scott Shepherd, Kevin Rankin, Robert Forster, Larry Hankin.

Guion:  Vicenzo Natali.

Género:  Suspenso, drama y crimen.

País:  Estados Unidos.

Jesse Pinkman (Aaron Paul) convertido en prófugo después de lograr fugarse, intenta por todos los medios escapar de su pasado e iniciar su propio camino para poder empezar una nueva vida alejado de todo lo que le ha hecho sufrir. Durante el camino, se reencontrará con viejos amigos como Skinny Pete (Charles Baker) o Brandom (Matt L. Jones), además de intentar cerrar todos los problemas que dejaron todos estos años atrás.

Seis años después del final de la serie, Netflix nos trae una película continuación de la serie producida por AMC, narrándonos el futuro de uno de sus protagonistas. Este film,  es una joya  que nos regalan por la buena acogida que sigue teniendo la serie y que no decepcionará a nadie. Te dejará los sentimientos a flor de piel, con los grandes momentos que conceden al espectador y como no, con una gran cantidad de cameos que estábamos esperando. Son dos horas llenas de tensión, risa y agobio que provocarán que  no puedas despegar los ojos de la pantalla.

El camino mantiene la esencia completa de la serie, esas formas de narrar tan frenéticas, así como la vestimenta, la colorimetría y la dirección artística. A pesar de que esto juegue en su contra porque es una película regalada a los fans. Es por eso que si no has visto previamente Breaking Bad, no entiendeás gran parte de la trama, ni sus cameos y pasará por tu vida como otra película más sin nada interesante que contar. Por todo esto, es una película  muy fiel a su historia  que parece que se haya rodado hace 6 años y ahora estaba viendo la luz por primera vez.

En relación a los actores, todos están como recordábamos, cada uno totalmente medido en la perfección, sobretodo Aaron Paul que se reafirma como el perfecto Jesse Pinkman en el ámbito interpretativo. Se come la pantalla, de ahí que haga que la película sea suya, donde pocas veces podremos apreciar interpretaciones de tan alto calibre. No decepciona en ningún momento y lo veremos surtido en varias situaciones completamente diversas. Lo que más he echado de menos, es el corto paso de su otro compañero durante toda la película, Walter White (Bryan Cranston), aunque cuando se juntan forman un momento maravilloso.

El guion y la dirección de la mano de Vince Gilligan son asombrosas explorando la tan oscura transformación de Jesse que nos devuelve al mundo de las drogas y de los tiroteos. Le da la merecida gloria donde captura la esencia del material original. Por su parte, el cierre es excelente para el personaje, una mezcla de pulcritud y de emotividad que emocionará a todos trasladándonos de lleno a Breaking Bad. Una pena que no podamos disfrutar de este largometraje en la gran pantalla. 

Nota final: 9,5

4.7/5

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *