Érase una vez en… Hollywood (Once Upon a Time in Hollywood)

Un director con el arte de no contar nada, una técnica prodigiosa y un tándem de actores admirable.

 

Título: Érase una vez en … Hollywood
 
Año: 2019
 
Fecha de estreno: 15-08-2019
 
Dirección: Quentin Tarantino
 
Elenco: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Al Pacino y Margaret Qualley
 
Guion: Quentin Tarantino
 
Género: Drama, thriller
 
País: EEUU
  
La película se centra en el panorama cambiante de Hollywood a finales de los años 60, cuando la industria empezaba a olvidarse de los pilares clásicos. La estrella de western televisivo, Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), intenta amoldarse a estos cambios al mismo tiempo que su doble (Brad Pitt). Sin embargo, la vida de Dalton parece que está ligada a sus raíces de Hollywood, puesto que es vecino de la actriz y modelo Sharon Tate (Margot Robbie), que acaba siendo víctima de la familia Manson en la matanza de agosto de 1969.
 
Con su noveno largometraje, Tarantino se vuelve a posicionar como uno de los mejores directores llevando su película hacia prácticamente lo mejor de su carrera. Desde el primer momento ya observamos la majestuosidad de cada uno de los planos cortos combinados con una música que combina a la perfección a lo largo de todo el film. Conforme va pasando la película, si nos centramos más en la parte técnica y artística, todos los planos están medidos al milímetro cosa que pocas veces podemos apreciarlo en la gran pantalla. A todo esto, hay que sumarle la gran música que lo acompaña, la decoración de los paisajes y como no, el vestuario de finales de los 60.
Tarantino, tiene el arte de no contar nada, pero gracias al elenco hace que se sea más amena y que finalmente enganche al espectador. Dicaprio y Pritt se compenetran a la perfección tanto en las tramas que les toca juntos como en las individuales dando lo mejor de cada uno. Ambos llevan el peso de la película y no decepcionan en ninguna escena. Esto mismo, ocurre con todo el reparto, ninguno defrauda al espectador llenando la pantalla de verdad.
 
Lo peor de la película es la duración ya que son dos horas y tres cuartos contando sólo la vida de los protagonistas. Esto provoca que se haga un poco pesado aunque una película como esta merece tal duración. También, las historias paralelas, pueden llegar a confundir al espectador en algunas escenas o con la cantidad de flashbacks que, a todo aquel, que no tenga cultura cinematográfica se le puede hacer cargante. Sin lugar a dudas y si Tarantino cumple su palabra de retirarse del cine con su décimo largometraje, nos está dejando muy buen sabor de boca para cerrar su ciclo del séptimo arte.

Nota final: 9

4.5/5

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *